Resolución 158/2018: Clave para el futuro de la industria del aluminio en Argentina

En el dinámico mundo de la industria del aluminio, es fundamental mantenerse al tanto de las regulaciones y políticas que influyen en su desarrollo y crecimiento. 

Una de estas regulaciones clave es la Resolución 158/2018, emitida por la Secretaría de Comercio del Ministerio de Producción. En esta nota, exploraremos los aspectos más relevantes de esta resolución y cómo ha impactado positivamente en la industria del aluminio en nuestro país.

Esta normativa regula la comercialización de «barras y perfiles extruidos de aluminio, sin alear y sus aleaciones, incluyendo los preparados para la construcción». Esta norma obliga a que estos productos cumplan con especificaciones particulares en cuanto a características de producto, procesos y métodos de producción, tal como se detallan en las normativas correspondientes, para poder ser comercializados en el país. Además, esta regulación incluye disposiciones sobre marcado, etiquetado y requisitos para el embalaje.

El texto de la resolución destaca la importancia de asegurar la calidad de los productos comercializados en el territorio nacional. Esta medida, que establece requisitos técnicos para las barras y perfiles de aluminio, resalta la necesidad de garantizar la seguridad y el bienestar de los consumidores. Además, se reconoce la relevancia de contar con organismos de certificación idóneos, como el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y TÜV Rheinland Argentina S.A., para verificar la calidad de los productos. En este sentido, se promueve un sistema que prioriza la calidad y la seguridad de los productos disponibles en el mercado, asegurando así la protección de los consumidores y la confianza en los productos ofrecidos.

La Resolución 158/2018 tiene como objetivo principal promover la producción nacional, el desarrollo tecnológico y la competitividad de la industria del aluminio en Argentina. Busca fomentar la inversión, la generación de empleo y el aumento de la producción local, impulsando así un crecimiento sostenible en el sector.

En ella también se enfatiza la importancia del desarrollo tecnológico en la industria del aluminio. Se busca mejorar la calidad de los productos, aumentar la eficiencia y fomentar la adopción de prácticas más sustentables en el sector. 

Esta resolución lo que busca es dejar un impacto positivo en la industria del aluminio, la misma también impulsa la exportación de productos de aluminio fabricados en Argentina.

Por todo lo expuesto, es importante destacar que es fundamental que se exija el cumplimiento de esta certificación a todas las extrusoras de aluminio, lo que garantiza la calidad del aluminio disponible en el mercado y refuerza la confianza del consumidor en los productos ofrecidos.